Conocer lima ” la pancita de burrito” como le dicen es maravilloso, al llegar al aeropuerto no puedes evitar, sonreír al señorita, que usan los peruanos.

La gente es amable y muy servicial, aunque tímida, no habla mucho, solo hasta que te conocen bien.

El sitio que me quede es Miraflores, en está mi segundo viaje, busque por primera vez en Airbnb.

Como soy una mujer de Sincrodestinos, está no podía ser la excepción, y encontré más que una casera, una ya amiga, que me llevo a conocer lugares maravillosos.

La seguridad que te da la Ciudad, te permite caminar por casi cualquier parte de Miraflores, hay zonas que te mencionan que no debes pasar, pero en líneas generales es seguro.

En este viaje tuve la oportunidad de pasear con una limeña, e ir al

Restaurante de moda, el

Bodegón de Gaston Acurio, considerado uno de los mejores Cheffs y el rey midas de los negocios.

Llegamos a la puerta del restaurante y nos dicen 1 una y media de espera, creo que al sol en otro país buscaríamos otra opción.

Pero conversamos y nos calentamos con el rico sol, en la fría tarde de lima.

Dentro del restaurante, no hay desperdicio, excelente servicio, y la comida de las cosas más ricas que puedas probar.

El ceviche, fue mi entrada, una explosión de sabores que debes probar alguna vez, lo acompañan unas semillas de maíz cocido que explotan en la boca con el limón, un sabor delicioso, indescriptible al paladar.

Luego el Chupe, con ají amarillo que nos resalta su sabor picante pero muy tolerable, junto con la papa y el Huevo.

Finalmente un arroz con Chanco una delicia, siempre servido con una tierna cebolla, marinada en limón

Toda una Explosión de Sabores que cautiva el paladar.

La compañía la perfecta, conversando y saboreando.

Ves la gente esperando afuera y piensas, sigan esperando “que la espera bien vale la pena”